El beneficio de contratar un arquitecto

Aquellos que piensan que contratar un arquitecto es un gasto que pueden fácilmente dejar de lado, corren el riesgo de pagar costosamente este error. Es muy fácil pensar “me ahorro los honorarios del Arquitecto” cuando todo va en orden, pero cuando las cosas empiezan a salir mal no habrá nadie que les ayude. Un arquitecto es un profesional que diseña, planifica y organiza la construcción de una casa o residencia, o en general edificios comerciales de cualquier tipo. Un arquitecto es una inversión y sus honorarios de pagan solos, con los ahorros que le hacen al Cliente evitando gastos innecesarios, errores o desperfectos.

¿Que puede salir mal si no contrato a un Arquitecto?

La lista es larga: Que no te den permiso de construcción en el Municipio, que te lo den pero no con uso de suelo, que el contratista haga la construcción mal o de mala calidad, o que te cobre más caro, o que te cobró tan barato que al final no le salieron las cuentas, que tengas problemas de humedad, grietas, asentamientos, etcétera.
Para la mayoría de las personas, contratar un arquitecto y construir su propia casa es algo que harán solamente una vez en la vida. Y si tomas malas decisiones, la experiencia puede ser bastante desgastante.
El beneficio de trabajar con un Profesional de la Arquitectura, es que ésta persona puede prever cosas que seguramente tu no tienes en cuenta, como hacer el diseño estructural y estético, mecánica de suelos, programación de obra, advertir a tiempo posibles detalles de normatividad, coordinación de especialistas, selección de proveedores de confianza, asesoría legal y controles de calidad en la construcción.

 

Si tú no llevas por tí mismo tu contabilidad -para eso contratas un contador público- si tu no te automedicas cuando te enfermas -para eso contratas un doctor en medicina- por qué insistir en diseñar y construir tú mismo tu casa o residencia?

 

Sale caro no contratar un Arquitecto

Pensemos que la inversión por metro cuadrado de construcción es la misma sea que se la realice un arquitecto o no, pero la diferencia en el valor posterior de la obra es grande. Un mal diseño conlleva una depreciación automática y llega en el primer año hasta el 30 % del valor, y por el contrario como la valoración de un buen diseño se incrementa por lo menos un 10 %, pero puede ser hasta un 30 % adicional. O sea, ganancia!

Para el propietario, el valor real no solo es mantenerse dentro del Presupuesto establecido, y vigilar que el Proyecto es llevado eficientemente hasta su terminación, sino que el secreto es la eficiencia de la obra terminada para el usuario, los costos de mantenimiento, la expectativa de vida, y por supuesto el valor de reventa.

Un arquitecto hace una que la obra sea más eficiente, y que el valor de la construcción aumente. Esto es, genera un valor agregado y una plusvalía.

En resumen, lo mejor es contratar a un solo arquitecto que se ocupe de todas las etapas de la obra: anteproyecto, proyecto y dirección de obra. Además de que resultará más económico para todos, será el profesional que mejor pueda cristalizar la idea original del Cliente, en forma, función y costo.

Te recomiendo que veas el artículo sobre los proyectos o planos gratis, para que veas los beneficios de trabajar con profesionales.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *